Cómo usar los onsen, baños termales japoneses

Kusatsu Onsen in Gunma. Photo courtesy of EM7/Shutterstock.

¿Qué es un onsen? La palabra japonesa onsen hace referencia a las aguas termales que surgen en muchos lugares de Japón. Son aguas templadas, ricas en minerales y con propiedades saludables.

Japón alberga una orografía volcánica que hace que el agua se caliente de forma natural por la fuerza geotermal. Es esta energía la que impulsa a las burbujas de agua desde el interior de la tierra y hace que rellene piscinas naturales con un agua que en ocasiones está  más caliente que la puedes encontrar en un jacuzzi tradicional o en una tubería de agua caliente.

Qué es un onsen

Los onsen son una atracción muy popular entre los turistas japoneses por dos motivos: por su significado cultural y porque son espacios naturales para el recreo y el relax. Estas termas de aguas naturales forman parte de la cultura y de las costumbres japonesas y los residentes suelen hacer de ellas un uso intensivo. Se piensa que estas aguas tienen propiedades curativas y beneficiosas especialmente para la piel y para mejorar distintas dolencias, entre ellas, algunos tipos de cáncer.

Durante tu viaje a Japón, probablemente encontrarás, donde vayas, algún onsen. Darte un baño en uno de ellos es una experiencia única que te ayudará a relajar el cuerpo y la mente. Antes de incluir el baño en un onsen entre tus planes de viaje hay algunos consejos e informaciones que conviene que conozcas.

Tipos de onsen en Japón

Los distintos tipos de onsen que puedes encontrar son tan variados como el propio Japón. Algunos están ubicados en espacios interiores y otros, en cambio, al aire libre. Los onsen mixtos permiten el baño conjunto de hombres y mujeres, mientras que otros tienen áreas separadas para cada género. En cuanto a las instalaciones habituales en estos balnearios, las verás de todo tipo y hechas en los materiales más diversos: azulejos, piedra, mármol, hierro y también en maderas de cedro o ciprés.

Algunos hoteles y alojamientos tradicionales japoneses, llamados ryokan ofrecen servicios onsen (equivaldrían a nuestros balnearios) y también, en las áreas urbanas, encontrarás modernas casas de baño como lo que nosotros conocemos como spas urbanos.

También existen los onsen privados o kashikiriburo. En ellos, familias o parejas pueden reservar su kazokuburo. Este tipo de onsen permite disfrutar de una mayor privacidad con una cerradura en tu puerta. Algunos lujosos hoteles de gama alta ofrecen también habitaciones con su propio espacio onsen.

Cómo bañarse en un onsen

Los onsen japoneses siempre requieren que el baño se realice totalmente desnudo. Esto puede resultar algo desconcertante para muchos viajeros pero, no te preocupes, siguiendo las costumbres habituales del protocolo japonés disfrutarás de una experiencia inolvidable.

Cada onsen cuenta con un vestuario en el que tendrás que despojarte de toda tu ropa y también de las joyas. Tendrás una cesta o una taquilla para que puedas guardar tus pertenencias.

Antes del baño

Deja el móvil y la cámara porque las fotos no están permitidas. Es importante no olvidar una pequeña toalla. Si utilizas el onsen de tu hotel o ryokan  normalmente en tu habitación encontrarás la toalla apropiada para este fin. En cambio, si visitas un onsen público, tendrás que llevar tu toalla o comprar una a la entrada. La “toallita” debe usarse para cubrirte (imagina el qué) siempre que estés fuera del agua.

Antes de entrar al onsen siempre deberás lavarte. Para este fin, verás duchas disponibles cerca de los vestuarios. Puedes hacerlo con o sin jabón, pero si eliges hacerlo con este último, asegúrate de que no queden restos de producto antes de introducirte en el onsen. Algunos de los onsen más antiguos y de mayor tradición puede que no incluyan área con duchas modernas. En estos casos, tendrás que agacharte y lavarte con el agua que podrás extraer de una vasija con ayuda de un cucharón.

Dentro del agua

Cuando entres al agua del onsen, muévete despacio y procura no salpicar. Tampoco nades alrededor como si estuvieses en una piscina, porque los onsen están pensados para que te sumerjas y te relajes, no para practicar la natación. No introduzcas la toalla en el agua porque se considera una grosería, al igual que escurrirla y verter el agua en el onsen. Colócala sobre tu cabeza o en algún lugar, siempre fuera del agua, hasta que salgas. Cuidado con los resbalones en el suelo mojado.

Después del baño

Después de salir del onsen, dúchate nuevamente y asegúrate de dejar la zona en la que has estado tal como la encontraste, ordenada y limpia. Si has utilizado algún taburete para tu ducha, devuélvelo a su lugar.

La mayoría de los onsens tienen áreas de baño separadas para hombres y mujeres aunque algunos onsen mixtos permiten el baño conjunto. Si esto te preocupa, pregunta antes de entrar. Algunos tienen horas de uso asignadas a cada género, en cuyo caso, tendrás que estar atento/a a tu turno.

También hay onsens que no permiten el baño a personas con grandes tatuajes porque en Japón, llevar en el cuerpo grandes tatoos se identifica con pertenencia a la mafia o yakuza. Si llevas pequeños tatuajes, basta con que los cubras con algún parche a prueba de agua, pero, si tienes gran parte de tu cuerpo tatuado tal vez sería mejor reservar un onsen privado.

Los mejores onsen de Japón

Puedes llegar fácilmente a muchos onsen excelentes usando tu Japan Rail Pass. Por ejemplo, puedes ir al Kinosaki Onsen, un balneario que destaca por su ambiente cargado de historia. Tiene 7 onsen públicos o sotoyu, y, tanto los locales como los visitantes extranjeros, pueden pasear por sus instalaciones usando sus tradicionales albornoces de algodón.

Puedes llegar a este onsen con tu JR Pass cogiendo el tren Hikari de la línea Tokaido Shinkansen que va de Kioto a Tokio. En Kioto tendrás que hacer transbordo y tomar el expreso limitado hasta la estación Kinosaki Onsen. El viaje dura entre cinco y seis horas.

Kinosaki Onsen
El Kinosaki Onsen se encuentra a dos horas de Himeji en tren

El Beppu Osen, en Oita, cuenta con ocho áreas de aguas termales naturales. Está situado  entre las montañas y la bahía, ofreciendo hermosas vistas del mar. Desde Tokio, coge el Tokaido o el Sanyo Shinkansen hasta la estación de Kokura. Tendrás que hacer transbordo del tren Hikari al tren Sakura en la estación Shin – Osaka. Una vez en Kokura deberás tomar el tren expreso limitado Sonic hasta Beppu. Este viaje dura alrededor de siete horas.

Por último, el Hakone onsen, en Kanagawa, se encuentra a solo una hora de Tokio. Coge el Tokaido Shinkansen desde la estación de Tokio hasta Odawara. Desde aquí, tendrás que subir a alguno de los trenes locales (no de la Japan Rail) o autobuses que te llevarán hasta Hakone. Famoso por sus vistas del majestuoso Monte Fuji, este pueblo balneario tiene una larga historia que abarca más de 1.200 años.

Related Posts

Tours y Actividades Relacionados

Responder

Tu correo no se publicará. Los campos indicados son obligatorios *