Ciruelos en flor: Cuándo y dónde verlos en Japón

Flores del ciruelo

La época de floración de los cerezos japoneses es conocida en todo el mundo por su belleza. Son muchas las personas que disfrutan del espectáculo natural único que supone contemplar estos árboles en flor, no solo en Japón, sino también en otros países (cada año se celebran distintos festivales del cerezo en Estados Unidos).

Algunos conocen y se emocionan escuchando “Sakura Sakura”, la popular canción del folclore nipón que celebra la llegada de esta hermosa flor, pero pocos saben que, antes que los cerezos florezcan, otro árbol, hermoso y discreto, se adelanta y llena de belleza la isla de Japón. A mediados de febrero, un soplo de primavera llega y sorprende con la presencia masiva de los ciruelos en flor.

¿Cuándo florecen los ciruelos en Japón? Ciruelos versus cerezos

Ciruelos y cerezos son dos árboles con comportamientos diferentes, el ume o ciruelo japonés comienza su floración a mediados de febrero, mientras que la flor del cerezo, sakura, alcanza su máximo esplendor durante el mes de abril.

Los ciruelos tienen, además, una particularidad. No solo regalan sus bonitas flores de especial fragancia,  sino que, también, según las distintas variedades, cada árbol ofrece un entramado maravilloso de hojas con mil tonalidades que van desde el rojo al violeta.

Ir de vacaciones a Japón en los meses en los que aparece la flor del ciruelo es una buena elección si buscas viajar en una época más tranquila y evitar las multitudes que acuden cada año a los puntos principales donde contemplar los famosos cerezos. Si viajas en febrero asegúrate de llevar ropa de abrigo, porque el tiempo seguirá siendo frío. Eso sí, podrás disfrutar de excelentes resorts para practicar el esquí y deportes de invierno.

Plum blossom tree
Detalle de las flores del cerezo

Significado de los ciruelos en flor

Los ciruelos florecidos simbolizan la imparable energía de la vida: la esperanza, el renacer… la flor de este humilde árbol tiene un significado similar en toda la cultura asiática. Nace en el duro invierno y espera paciente a que la primavera llegue pronto.

Al igual que la flor supera las adversidades, cada día más bella, las personas deben hacerse más fuertes y admirables en su interior con el paso del tiempo. Para los japoneses, ¡esa es la filosofía que esconde esta maravilla natural!

Los mejores sitios para ver la floración del ciruelo

Con el Japan Rail Pass, tu viaje no solo resultará más sencillo, sino que en los trayectos podrás disfrutar de paisajes inolvidables. Esta es nuestra selección:

Kairaku-en, prefectura de  Ibaraki

Está considerado como uno de los jardines más hermosos de Japón. Kairaku-en resulta espectacular cuando sus más de 3.000 ciruelos están en flor. Además, aberga uno de los festivales más importantes del país, desde mediados de febrero hasta finales de marzo.

Con la Japan Rail Pass podrás llegar tomando la línea Joban de JR, que te lleva hasta la estación de Mito. Desde aquí, el parque queda a escasos 15 minutos en autobús. Durante la época de floración, un servicio especial va desde Mito a la estación de Kairakuen.

Y un dato interesante: los trenes de la serie E657, que recorren la línea Joban line, se diseñaron a imagen de las flores rojas y blancas de los ciruelos de Kairaku-en.

plum-blossom-mito-kairakuen
Ciruelo en flor junto al agua en Kairaku-en

Hanegi Park, Tokio

Ubicado en la capital del distrito de Setagaya-ku, en el suroeste de Tokio, el parque Hanegi es hogar de más de 600 ciruelos. Si quieres disfrutar de un magnífico festival de los ciruelos en Japón éste es un buen sitio. Se celebra cada año desde mediados de febrero hasta principios de marzo.

¿Cómo llegar a Hanegi Park? Puedes acceder fácilmente en tren. Partiendo de la estación de Shinkuju, coge la línea Odakyu hasta la estación de Umegaoka, un nombre más que acertado, porque Umegaoka significa “colina de los ciruelos”.

Kitano Tenmangu, Kioto

Kitano Tenmangu es un lugar fascinante, y uno de los más conocidos donde puedes ver los ciruelos en flor en Japón. Se encuentra en Kioto, la antigua capital nipona, y es uno de los santuarios sintoístas más importantes del país. Además, está muy cerca del famoso Pabellón Dorado y próximo a Kamishichiken, el distrito de las geishas.

Para llegar allí, tendrás que ir a la estación central de Kioto y luego coger el autobús 101 hasta Kitano Tenmangu.

Koishikawa Korakuen, Tokio

Creado durante el periodo Edo de la historia japonesa, Koishikawa Korakuen es uno de los jardines más antiguos de Tokio. Un paseo tras sus muros te permitirá dejar atrás el ruido de la gran ciudad y perderte en un remanso de paz.

Cerca de la entrada verás algún bello ejemplar de “cerezo llorón” quizás algo triste porque en este lugar también habita un importante número de ciruelos, espectaculares en flor. Llegar es muy fácil, ya que, el jardín se encuentra a escasos 8 minutos andando desde las estaciones de Iidabashi y Suidobashi, en la línea JR Chuo.

Kyu Shiba Rikyu Garden, Tokio

Tokio es una ciudad vibrante, que nunca para y en Kyu Shiba Rikyu podrás disfrutar de la combinación perfecta entre la tranquilidad de un jardín japonés tradicional y un moderno espacio urbano.

En estos curiosos jardines, tendrás además oportunidad de ver algún ejemplar de una variedad de cerezo de invierno llamada jugatsuzakura que también “se anima” a florecer junto a compañeros poco habituales. El jardín se encuentra justo al lado de la estación de Hamamatsucho en la línea Yamanote de JR.

Odawara Ume Matsuri

Imagina 35.000 ciruelos floreciendo y teniendo como telón de fondo la majestuosa silueta del Monte Fuji. ¡Realmente mágico e inolvidable! Cada año, durante el mes de febrero, tiene lugar aquí el Odawara Ume Matsuri, un importante festival que incluye numerosos eventos de todo tipo: demostraciones de caligrafía, actuaciones en vivo de tiro con arco o monta de caballos… multitud de actividades para disfrutar de una jornada única.

Las ubicaciones principales son el Joshi Koen (parque del castillo de Odawara) a 10 minutos de la estación de Odawara, y el Soga Bessho Bairin, a 10 minutos andando desde la estación Shimo-Soga.

Ya sabes, ver los cerezos en flor en Japón es una excelente idea, pero, contemplar los ciruelos florecidos ¡también!

Responder

Tu correo no se publicará. Los campos indicados son obligatorios *