San Valentín y ‘White day’ en Japón

Valentine's Day in Japan

En Occidente, el Día de San Valentín está bien asentado como una oportunidad para confesarle amor a esa persona especial y mostrarle afecto, lo que generalmente significa regalos y/o una cita romántica.

Tradicionalmente, se esperaba que el hombre busque la forma más original de expresar su amor y celebrar este día especial con su pareja. No obstante, los tiempos cada vez son más equitativos y rara vez se respetan estos roles a la hora de celebrar este día con la persona deseada.

El día de San Valentín en Japón es un poco diferente. Por lo general, los hombres hacen muy poco el 14 de febrero y son las mujeres las que entregan los regalos. No solo a sus parejas, sino también a los hombres con quienes comparten cualquier tipo de relación significativa.

Otra gran diferencia son los tipos de regalos y obsequios. Mientras que las tarjetas, las flores, las joyas o las cenas caras se consideran como algo perfecto para el Día de San Valentín en Occidente, en Japón solo hay una opción aceptada: mucho, mucho chocolate.

Sin embargo, el hecho de que los hombres no tengan que gastar dinero en el Día de San Valentín no significa que se salgan con la suya durante el resto del año. Sigue leyendo para descubrir cómo funcionan las costumbres de San Valentín en Japón y cuál es el día en que se espera que los hombres japoneses correspondan a sus parejas.

¿Cómo celebran el día de San Valentín en Japón?

Aunque es una fiesta relativamente nueva en el país, Japón ya ha desarrollado sus propias tradiciones y costumbres exclusivas para el Día de San Valentín.

Orígenes

Los fabricantes japoneses de productos de confitería pronto vieron el potencial de esta celebración entre los consumidores locales y comenzaron a comercializar chocolates en forma de corazón como una manera de que las mujeres expresaran ”kokuhaku” (el acto de confesar sentimientos), algo que se consideraba tabú en ese momento.

Pronto la tradición se hizo popular y muchos incluso acreditan la introducción de la costumbre como un punto de inflexión en la forma en que hombres y mujeres japoneses interactúan entre sí.

También se volvió enormemente rentable para los vendedores de chocolate y los grandes almacenes, que comenzaron a desarrollar campañas de San Valentín cada vez más elaboradas para atraer a los potenciales clientes.

Presente

Si visitas la moderna ciudad de Tokio con el Japan Rail Pass durante el período previo al Día de San Valentín podrás ver hasta qué punto se ha desarrollado esta costumbre, ya que una gran cantidad de tiendas están decoradas con todo tipo de temática de San Valentín.

Una opción cada vez más popular es que las mujeres regalen chocolate casero en lugar de dulces comprados en la tienda. Por esta razón, muchas tiendas suministran todo lo necesario para poder hacer chocolate en casa.

Tipos de chocolate japonés para el día de San Valentín

Se espera que las mujeres japonesas regalen los siguientes chocolates en el Día de San Valentín, dependiendo del tipo de relación que tengan con el destinatario:

  • Giri-choco: traducido en términos generales como ‘chocolate por obligación’, este obsequio pretende ser una ‘deuda de gratitud’ y debe entregarse a amigos varones, jefes, familiares o compañeros de trabajo.
  • Honmei-choco: estos dulces a menudo se hacen a mano para darle un toque personal y se dan exclusivamente a una persona especial, ya sea un novio, un esposo o un amante.
  • Jibun-choco: es el chocolate que compran para obsequiarse a ellas mismas con un merecido pequeño regalo.
  • Tomo-choco: se trata de un chocolate costoso y elaborado, regalado entre amigas y disfrutado lejos de los hombres.
  • Gyaku-choco: un hombre le da Gyaku-choco a una mujer y significa ‘chocolate inverso‘. Es un regalo poco común en el día de San Valentín, ya que tradicionalmente se espera que los hombres correspondan los regalos de San Valentín un mes después, en el Día Blanco o White Day.
Japanese Valentine's Day chocolates
Bombones japoneses de San Valentín

Día Blanco Japonés vs Día de San Valentín

El día de San Valentín se celebra el 14 de febrero, mientras que el Día Blanco, también conocido como White Day, en Japón se celebra un mes después, el 14 de marzo.

El Día Blanco no se estableció realmente hasta la década de 1980, cuando la Asociación Nacional de la Industria de la Confitería de Japón hizo una exitosa campaña para implementar un ‘día de respuesta‘ para que los hombres correspondieran los regalos que recibían de las mujeres en San Valentín.

El día se llamó así porque el color blanco se considera un símbolo de pureza y está estrechamente asociado en la cultura japonesa con un tipo de amor inocente y más propio de la adolescencia.

En el Día Blanco, se espera que los hombres ofrezcan regalos a las mujeres aproximadamente de dos o tres veces el valor de lo que recibieron un mes antes.

Si el hombre no devuelve ningún regalo, se considera como una muestra de desprecio, mientras que dar simplemente la cantidad equivalente de chocolate que recibieron se percibe como una señal de que desean cortar la relación.

Cambios en las tradiciones japonesas para el día de San Valentín

Aunque se ha vuelto tradicional que las chicas regalen chocolates en el Día de San Valentín y que los chicos correspondan el Día Blanco, muchas mujeres japonesas han mostrado su rechazo a lo que ven como una práctica estresante de “dar algo de forma forzada”.

El malestar se dirige principalmente a la práctica de dar Giri-choco (por obligación), ya que las mujeres a menudo sienten una gran presión de tener que gastar miles de yenes en chocolate para evitar ofender a los jefes y compañeros de trabajo. En respuesta, muchas compañías en Japón han prohibido la práctica para minimizar esta sensación.

En lugar de sentir la presión de participar en la entrega de Giri-choco, muchas mujeres japonesas han dicho que ahora es más probable que regalen Jibun-choco o Tomo-choco a familiares y amigas o que regalen Honmei-choco casero a una persona especial.

Quizá, para expresar solidaridad, un número cada vez mayor de hombres japoneses también está optando por renunciar a los regalos del Día Blanco y en su lugar dar Gyaku-choco a esposas, novias o amantes durante el Día de San Valentín.

Related Posts

Tours y Actividades Relacionados